Mi abuelo es homosexual
julio 5, 2010, 8:04 pm
Filed under: Noticias

Escrito por Melissa Silva Franco/Corresponsalía desde España

A Matías Rodríguez le tocó vivir lo 40 años de dictadura en España que lideró el militar Francisco Franco. Y como en toda dictadura, tanto él como todos los españoles aprendieron a sobrevivir con sus derechos fundamentales coaccionados. Sin comida, sin libertad, sin dignidad. Pero para Matías esta época fue doblemente dura, porque debió reprimir su verdadera sexualidad, aquella que se resume en una palabra que para esos tiempos significaba ser juzgado por los tribunales militares y civiles: homosexual.

La Ley sobre Peligrosidad y Rehabilitación Social establecía la homosexualidad como un delito, por lo que se calcula que en aquella época más de 50 mil hombres y mujeres fueron perseguidos, torturados y luego encarcelados por la dictadura, la cual vigilaba detalladamente que ¨esa enfermedad social¨ no se extendiera por el territorio nacional, al considerarse una ¨vergüenza moral de graves consecuencias¨.

Como dictaban las reglas sociales de la época, Matías se casó, se asimiló al ejército, tuvo 4 hijos, compró una linda casa y finalmente se divorció, una vez que la democracia comenzó a ser la regla en España.

Hoy, cuando ya cumple casi 85 años, este hombre de delicadeza absoluta y amante de la buena cocina ya no esconde su preferencia sexual, aunque esto le haya costado vivir los primeros 65 años de su vida escondido tras la imagen de un hombre que no era. En su pequeño restaurante, recibe al equipo reporteril de Nueva Prensa de Guayana para contar cómo en los tiempos actuales, se escucha a muchos jóvenes decir sin complejos: mi abuelo es homosexual.

“Se trata de toda una generación de hombres y mujeres que durante más de 4 décadas tuvimos que vivir una vida que no queríamos. Ahora mismo, cuando ya estamos en nuestra vejez podemos estar más orgullosos de haber salido del armario, ahora podemos andar por la calle sin el miedo a que nos lleven a la cárcel, eso sí, aún queda mucha gente que mira con recelo a todos los que decidimos aceptar nuestra homosexualidad, pero ya es una lucha que le toca vivir a las nuevas generaciones¨, explica Matías mientras mueve sus manos tan rápido que es difícil pasar desapercibido entre el resto de los clientes del restaurante.

Al igual que Matías, el 30% de la población gay del mundo tiene más de 65 años. Una cifra que expertos analizan como una nueva tendencia a tomar en cuenta a la hora de analizar la situación de los homosexuales en la actualidad.

La socióloga Begoña Plana explica que como cada año, cuando la comunidad de gays y lesbianas celebran la fiesta de orgullo gay en diferentes partes del mundo no se toma como punto de análisis la situación de la vejez y la homosexualidad, a pesar de que ahora mismo existe un alto porcentaje de hombres y mujeres que viven su situación de manera solitaria.

“ Esta misma semana los medios de comunicación social reflejan la fiesta del orgullo gay y este panorama es propicio para hablar de miles de ancianos que tras asumir su homosexualidad públicamente viven condicionados a la sombra. En la mayoría de los países no hay programas de apoyo, son abandonados por sus familias y hasta despedidos de sus trabajos luego de muchos años de dedicación laboral. Estamos hablando de los abuelos y abuelas homosexuales”.

Aparte de la exclusión en el trabajo y en la familia, los abuelos homosexuales deben aprender a vivir muchas veces con el rechazo de su propio gremio. Y es que Matías cuenta que es imposible ir a tomarse una cerveza a algún bar o a algún restaurante de ¨ambiente¨ porque es más que seguro que les impidan entrar.

Es así como muchos viven una soledad en la última etapa de sus vidas, ya que no son aceptados en la mayoría de los casos ni por su familia, ni mucho menos por la sociedad.

“ Cuando mi Raúl vivía, salíamos a comer lo domingos por un barrio de Madrid que es muy conocido porque es muy frecuentado por los gay, allí es normal ver a jóvencitos o jovencitas agarrados de la mano, dándose besos, pero apenas yo me atrevía a agarrarle la mano a Raúl ya comenzaban los insultos y recriminaciones a gritos por parte de la gente normal y de los mismos gays de la zona”, añade Matías.

Un problema de todos

El sociólogo Frank Howard resume la situación actual de los abuelos y abuelas gays de la siguiente manera: “deben hacer frente a determinadas situaciones en las cuales se encuentran claramente en minoría, y por otra parte no cuentan con la comprensión de su familia biológica. Los residentes de geriátricos charlan de sus hijos, nietos y esposos. Esto es claramente diferente de sus propias experiencias de vida, por lo que no logran integrarse”.

Image Pero hay el algo más que hace a sufrir a estas personas: “la mayoría de los gays y lesbianas adultos, se encuentran solos, sin hijos, y viven muy solos. Desafortunadamente, en nuestro mundo quienes cuidan de los mayores suelen ser sus hijos o esposos/as. Por lo tanto, si se quitan las dos piedras fundamentales –sexualidad y familia- es muy difícil envejecer sin estar muy marginado. Y la gente mayor que se aísla suele atravesar serios estados psicológicos”, agrega Howard.

Una forma de eliminar el aislamiento de estas personas es que el Estado desarrolle programas y centros comunitarios para gays y lesbianas.

“Desarrollar un espacio seguro con gente que entienda las necesidades propias de ese segmento” sugiere Howard. “Esto es críticamente importante. Pero también necesitan empezar a construir sus propias unidades familiares, alrededor de sitio destinados a la gente más adulta de esos grupos”.

Howard afirma también que la comunidad homosexual debe tomar otra conciencia de su entorno. “Pienso que ‘la familia biológica’ es solo una forma de mirar las relaciones. La familia tipo es un modelo en extinción, que está cambiando a pasos agigantados, y los homosexuales deben empezar a pensar que tipo de familias quieren armar en el futuro”.

“La comunidad podría conducirse de la misma manera que lo hizo frente al sida. Y con nuestro apoyo, podrían también hacer algo con respecto a la calidad de vida de los mayores, saltando barreras y construyendo sociedades no sólo con sus pares mayores, sino también con aquellos homosexuales jóvenes que deberán afrontar los mismos desafíos”.

Doble discriminación

Las historias de los homosexuales cuando llegan a la vejez y lo que deben afrontar ronda en cada rincón de la ciudad sin que nos enteremos. Pero allí están, y a medida que transcurra el tiempo más casos habrán y sobre todo, más historias de discriminación se denunciarán.

Image Nueva Prensa de Guayana conoció una historia de amor y un ejemplo para todos por igual. Luis y Miguel son dos hombres que pasan de los 80 años de edad y que llevan 60 de relación. Son de Venezuela, pero desde hace 40 años se refugiaron en la ciudad de París, donde la vanguardia social era más afín con la comunidad gay.

Ellos han formado una linda familia de 4 hijos. Luis cuenta la triste realidad de cómo cuando su pareja estaba a punto de morir en un hospital, a él le negaron la entrada por no ser un familiar o estar casado legalmente… “Después de 60 años de estar juntos no sólo tuve que luchar por ver a mi pareja al borde de la muerte, sino que sufrí la discriminación y la humillación que no me dejaran estar a su lado”.

Otra conmovedora historia es la de Rosita una mujer que fue esposa, madre y abuela antes de descubrir que era lesbiana. Durante años ella no ha podido confesar a su familia y amistades que es homosexual, pues está amenazada por su hija que no le dejará ver más a sus nietos.

Rosita por 18 años mantuvo a escondidas una relación con otra mujer con la que compartía todo. Por ser una relación homosexual cuando murió su pareja ella no tuvo derecho a nada y ahora casi vive en la miseria.

Al armario, de nuevo

Image La socióloga Begoña Planas explica que muchos ancianos después de toda una vida fuera del armario se ven obligados, en su vejez, a armarizarse de nuevo.

Las discriminaciones se sienten especialmente en esta edad, y es una de las razones de que estos años puedan llegar a convertirse en una pesadilla para las personas GLBT.

La discriminación y la presión social a esa edad pueden resultar tan insoportables que parezca que los estereotipos pueden llegar a parecernos ciertos.


2 comentarios so far
Deja un comentario

[…] This post was mentioned on Twitter by Marina. Marina said: RT @pseudoghetto: http://pseudoghetto.wordpress.com/2010/07/05/mi-abuelo-es-homosexual/ […]

Pingback por Tweets that mention Mi abuelo es homosexual « -- Topsy.com

La homosexualidad ha existido desde que existe el hombre, nunca ha estado bien vista, el ser humano es hipocrita por naturaleza. Quien no lo ha probado, nunca sabra si es o no es.

Comentario por carlos




Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: